CÓMO SE MIDEN LAS OLAS

Los amantes del sur y de los deportes acuáticos disfrutan con las imágenes de olas gigantes que parece que lo va a arrasar todo. También los marineros están pendientes de las olas y revisan su tamaño antes de faenar, pero ¿cómo lo calculan?

Antes de salir al mar, surferos, marineros, deportistas y amantes de la costa pueden revisar la información marítima en la web de puertos del Estado. Tanto en nuestro país como en el resto del mundo existen diversas formas de calcular el tamaño que tendrán las olas. En concreto, la dimensión de las olas se puede averiguar usando tres herramientas tecnológicas diferentes:

Boyas oceanográficas

En el interior del mar, a varios kilómetros de la costa, hay situadas boyas con un sensor que registra todo lo que ocurre en el océano. El sensor mide la aceleración y el movimiento que se produce en el agua cuando la boya sube, baja o se mueve para los lados por la fuerza de las olas.

A medida que las olas pasan por la zona de las boyas, estas registran el punto más alto (el de la cresta) y lo comparan con el del valle (el más bajo) para descubrir así la altura. El sistema no emplea el dato de una sola ola sino que realiza una media de la altura del último tercio de la ola; esto es, la altura significante.

Así por ejemplo se comprueba que en la costa gallega es donde se producen las mayores olas de España y las de mayor periodo (tiempo que pasa entre una ola y la siguiente) y que pueden llegar a los 10 metros de altura con máximas de 17 metros. En 2014 se registró en Cabo Vilan, A Coruña, la ola más alta con 27,81 metros de altura.

Satélite

Desde el cielo también se puede saber cómo de grande será una ola y prevenir los desastres de un tsunami o de un ciclón. En este caso, el satélite puede registrar datos de todo el mundo, descubriendo patrones de corrientes y trabajando a gran escala.

Sensores

Otra opción muy fiable para determinar el tamaño de las olas es el uso de sensores instalados en el lecho marino. Estos dispositivos registran la presión que se produce en el agua. A mayor más agua (derivada de una mayor altura de la ola) mayor presión. El problema viene a la hora de recuperar los datos, para lo cual hay que retirar de forma segura los sensores.

Aún así, en muchas ocasiones, es aconsejable revisar también documentos gráficos de las olas. Este es un método muy utilizado por los deportistas, que recurren a las fotografías en buena calidad para conocer más datos de la forma y la altura de las olas con las que se van a enfrentar.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.