EL MISTERIO DE LAS PLAYAS QUE BRILLAN EN LA OSCURIDAD

Miles de personas se han quedado maravilladas por este fenómeno que se produce en las playas de Australia o California.

Hay playas de arena blanca y fina, otras están menos erosionadas y todavía se ven las piedras que se convertirán en arena. Algunas están hechas con arena volcánica y para otras han tenido que traer tierra y arena artificial. Y luego hay playas como la de Vicentia, en Australia, o Vaadhoo en las islas Maldivas en donde al caer la noche la arena y el agua se iluminan.

Los vídeos y fotografías que circulan por Internet demuestran lo fascinante y llamativo que resulta este fenómeno para los bañistas. Los surfistas pueden disfrutar de la experiencia única de sortear olas que se iluminan con el contacto y los paseantes descubren que su piel empieza a brillar en la oscuridad al entrar en contacto con la arena.

Este fenómeno natural tiene su origen en la bioluminiscencia, la capacidad de ciertos organismos vivos de producir luz. En el caso de estas playas está causado por algas por plancton y por un microorganismo llamado Noctiluca o chispa de mar. Cuando este organismo busca deshacerse de sus depredadores, emite este característico brillo. El brillo se incrementa en situaciones de estrés o de choque con otro cuerpo (como puede ser el movimiento del mar y el batir de las olas). Sin embargo, su diminuto tamaño haría imposible que los humanos lo percibieran a no ser que se concentre a grandes escalas.

Para poder apreciarlo como sucede en Vicentia o Vaadhoo es necesario que se produzca una “marea roja”, tóxica para la vida acuática. La marea roja (llamada así por su color característico, aunque se de también en otros colores) se produce cuando en una región hay altas concentraciones de plancton, principal alimento del Noctiluca, aunque también se puede deber a factores estacionales o a los vertidos de contaminación agrícola. Cuando se producen, el Noctiluca se concentra en grandes cantidades y comienzan a acumular altos niveles de amoníaco que luego expulsan, dañando al resto de vida acuática en la zona.

Los movimientos en las corrientes marinas están provocando también una migración de estos dinoflagelados llegando a playas donde nunca se les había visto y donde las especies marinas no están preparadas para sobrevivir a las “mareas rojas”.

No es el único organismo capaz de crear bioluminiscencia. En las playas de California el causante de pintar las playas de azul es el Lingulodinium polyedrum, un tipo de dinoflagelados que, en grandes cantidades, resulta muy tóxico para los mariscos y puede llegar a provocar síntomas similares a los producidos por las toxinas paralizantes de los moluscos.

 

Pero estos dinoflagelados también son necesarios para la vida, y no solo por las imágenes que crea en la playa. Muchas de estas especies están en simbiosis con los corales a los que proporcionan oxígeno a través de la fotosíntesis y sin los corales no existiría una barrera natural de protección de las costas contra la erosión del mar y muchas especies fallecerían.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.