EL PELIGRO DE LAS TORMENTAS SECAS EN LOS ÁRBOLES

A veces, en una noche calurosa y seca en el campo un árbol estalla en llamas sin que el hombre esté detrás y se provoca un incendio que puede quemar centenares de hectáreas. La culpa la tienen las tormentas secas y el fenómeno del rayo latente.

 

 Las tormentas secas son un tipo de fenómeno atmosférico que se da en condiciones muy particulares. Suelen producirse en verano aunque no es raro que se den también en primavera o verano. Se produce cuando en capas medias y bajas de la atmósfera no se dan las condiciones de humedad necesarias para que haya una gran cantidad de lluvia acompañando a la tormenta. Pero a la vez no hay el suficiente aire frío para que los movimientos verticales sean importantes.

El aire se va ionizando con el movimiento de las masas de distinta carga eléctrica y cuando estas diferencias se producen en el interior de la nube, aparecen los rayos. Si estos caen en una zona boscosa en la que hay una gran sequedad, pueden provocar un incendio al minuto, destruyendo decenas de hectáreas.

Pero en otras ocasiones estos rayos caen en a tierra sin provocar un incendio de forma inmediata. Entonces, a las horas o a los días, un árbol empieza a arder con una combustión aparentemente espontánea que en realidad lleva mucho tiempo germinándose.

El rayo latente, dormido o silencioso deja en el interior del árbol una bola de fuego de hasta 30.000 grados centígrados (seis veces la temperatura del Sol). La falta de oxígeno en el interior del tronco favorece el desarrollo de un proceso lento pero impasible de combustión. El interior del árbol de va quemando hasta que solo queda la carcasa intacta.

En ese momento, y siempre que se den unas condiciones atmosféricas óptimas (un ambiente más seco y caluroso con más de 30 grados de temperatura, humedad por debajo del 30% combinado con rachas de viento de más de 30km/h) el fuego que hay en el interior del árbol buscará cualquier ranura por la que entre el oxígeno y de vida a las brasas provocando la combustión del árbol.

Además de peligrosos, estos rayos son muy difíciles de detectar ya que los árboles afectados no dan muestras del proceso de combustión interna que están generando.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.