ESPAÑA Y EL PROBLEMA DE LA DESERTIFICACIÓN

En el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación analizamos cuáles son las claves para acabar con la sequía. Nuestro país se sitúa como uno de los que cuenta con mayor superficie desértica.

 El 17 de junio de 1994 la Asamblea General de Naciones Unidas decidió proclamar este día como el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía. Desde entonces esta jornada viene marcada en el calendario para concienciar a los ciudadanos de la importancia y el impacto que tiene nuestra actividad en la desertificación.

La misma definición del término nos señala como responsables de esta circunstancia. La desertificación es la degradación de los terrenos áridos, semiáridos y subhúmedas a causa de diversos factores como el cambio climático y la actividad humana. Cabe abrir un paréntesis para tener claro el concepto y poder entender el objetivo de esta jornada. No hablamos de desertización, que es un proceso natural cuyo ejemplo más gráfico es el desierto del Sáhara, que en su momento fue una sabana. Cuando hablamos de desertización hablamos de un proceso en el que la intervención del ser humano es decisiva para el resultado final. Los excesos de cultivo, las actividades de pastoreo y la deforestación son algunas de las causas de esta degradación.

España se sitúa además como una de las zonas geográficas con más superficie desértica del mundo. ¿En qué se traduce esto? En la carencia de suelo fértil en algunas zonas a causa de nuestra propia actividad, que origina y/o incrementa el problema, además de otros daños ambientales graves, como la contaminación química y la explotación de acuíferos.

Para luchar contra la sequía y la desertificación hay un concepto clave, sostenibilidad. El uso sostenible de los recursos naturales es la principal medida que se puede aplicar contra la degradación de los terrenos. Esto pasa por políticas que controlen la explotación del agua, la protección de la cubierta vegetal y la gestión correcta del pastoreo y los cultivos, entre otras medidas.

La desertificación es uno de los principales problemas medioambientales a los que se enfrenta España, por lo que conviene tener en cuenta la importancia de cuidar los terrenos que están en riesgo de degradación en nuestro país.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.