LA LUNA INFLUYE EN LA LLUVIA QUE CAE EN LA TIERRA

Sabíamos que la Luna influía en las mareas y el crecimiento de las plantas, pero ahora hemos descubierto que modifica las precipitaciones.

La Luna tiene más poder en nuestras vidas de lo que muchos están dispuestos a asumir. El satélite terrestre no solo nos salva del impacto de centenares de meteoritos y nos regala estampas únicas en el cielo, además juega un papel esencial en la cantidad de lluvia que cae en la Tierra.

Un estudio de la New University de Washington ha descubierto que la posición de la Luna en el cielo y su cercanía a la Tierra provoca cambios en las precipitaciones. La clave está en la gravedad de la Luna y su relación con la atmósfera terrestre. Los científicos han descubierto que cuando la Luna está alta, su gravedad abulta la atmósfera de la Tierra hacia ella, por lo que la presión de ese lado del planeta sube.

Las altas presiones son las responsables de la aparición de anticiclones al aumentar la temperatura de las columnas de aire que hay debajo. Al subir la temperatura la humedad relativa baja puesto que el aire cálido retiene mejor el agua y se producen menos lluvias. El fenómeno sería similar a las gotas de vapor que se forman en el espejo tras ducharse, en invierno aparecen por el contraste entre el agua caliente y el frío del baño, mientras que en verano la temperatura de la sala sube y se acerca a la del agua de la ducha, evitando la aparición del vaho.

Por el contrario, en aquellos momentos y regiones en los que la Luna esté alejada, la presión será menor y dando lugar a la aparición de bajas presiones que podrían presentar tormentas y lluvia.

El porcentaje de influencia de la Luna en la lluvia es bajo, pero aún así importante para continuar conociendo el cielo y comprender mejor las características del mundo en el que vivimos.

El descubrimiento se produjo de forma fortuita. Los investigadores estaban estudiando las ondas atmosféricas cuando notaron una ligera oscilación en la presión del aire. Intrigados, rastrearon el fenómeno y tras dos años descubrieron que los cambios de presión y temperatura estaban vinculados a las fuerzas lunares. Para probar su descubrimiento, los científicos usaron una rejilla global de datos durante todo el tiempo que duró el estudio y la cotejaron con una base de datos de 15 años de la NASA y los datos sobre lluvias tropicales recopilados por la Agencia Japonesa de Exploración Espacial.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.