PEQUEÑOS GESTOS PARA CUIDAR EL MEDIO AMBIENTE

En el Día Mundial del Medio Ambiente te contamos algunos pequeños detalles con los que podrás contribuir a hacer un mundo mejor.

 El día 5 de junio pretende ser una jornada cargada de gestos y movimientos que contribuyan a concienciar sobre la necesidad de respetar nuestro planeta y cuidarlo en nuestro día a día. El impacto del ser humano en el medio ambiente es decisivo, y cambiando pequeños gestos o acciones cotidianas podemos contribuir a mantener el planeta en buena salud, algo que también nos permitirá a nosotros de un mejor estado, ya que cuidar el medio ambiente es cuidar de todos los seres vivos, incluidos nosotros. Aquí van una serie de pequeños gestos que te ayudarán a cambiar el mundo en el que vives por uno un poco mejor.

Dile adiós al plástico

Las terribles imágenes de nuestros océanos repletos de plástico deberían ser suficientes para cambiar tu forma de pensar. Miles de animales mueren a causa del plástico en el mar. Según Greenpeace 8 millones de toneladas de residuos de plástico acaban en el agua de los océanos de forma anual, una cantidad que representa entre el 60% y el 80% de la basura marina. Cada uno de nosotros puede contribuir con gestos muy sencillos.

Qué tal si cambias la botella de plástico diaria que utilizas en el trabajo por una vidrio, o si simplemente reutilizas la primera. Te sorprenderá saber que una botella de plástico tarda en descomponerse cerca de 500 años. Una auténtica barbaridad con la que tú puedes acabar. Dile no al plástico, sobre todo en aquellos casos en los que los objetos no son reutilizables. Cubiertos, bolsas, bastoncillos o maquinillas de afeitar son solo algunos de los objetos de plástico que deberías desterrar de tu vida. Obviamente también debes tomarte en serio el reciclaje. Mejor ver unos océanos limpios, algo sobre lo que pretende concienciar Isabel Muñoz con sus fotografías.

Mira con qué te vistes

Si a la hora de vestir te decantas por prendas de materiales naturales estarás contribuyendo a hacer un mundo mejor. También debes tratar de adquirir prendas a las que vayas a dar uso a largo plazo. De igual forma, puedes darle una segunda oportunidad a toda la ropa que ya no vayas a usar, de esta forma no se convertirá en residuos y ayudará a otras personas.

Cambia tu forma de pensar

Sí, puede sonar muy pretencioso, pero ¿realmente es tan complicado que te cuestiones las cosas dos veces antes de actuar? Quizás no necesites un móvil nuevo y puedas usar el que tienes actualmente hasta que deje de ser realmente útil, y lo mismo puedes aplicar a todos tus aparatos electrónicos. Puede que incluso puedas prescindir de algunos electrodomésticos como la secadora y decantarte por secar la ropa al aire libre. ¿Y si tu próximo coche es eléctrico? Son muchas las preguntas que puedes hacerte a la hora de consumir y siempre tendrás una respuesta alternativa con la que estarás contribuyendo a cuidar el medio ambiente.

Tu forma de moverte cambia el mundo

Sales de casa coges el coche y en cinco minutos estás en el lugar en el que has quedado con tus amigos. Espera, espera. Rebobina. Sales de casa, te das un paseo aprovechando el buen tiempo, estiras las piernas, evitas el jaleo de tener que aparcar y en diez minutos estás en el lugar en el que has quedado con tus amigos. No es tan difícil. Caminar debe ser tu opción número uno a la hora de desplazarte siempre que sea posible. No es necesario que recorras la ciudad a pie de punta a punta, pero puedes ir en bici, en autobús, en metro... cualquier excusa es buena para no coger el coche y reducir así la contaminación.

Come como tu abuela querría que lo hicieras

Come productos de verdad, nada de precocinados o alimentos ya elaborados, y rebaña bien el plato. Si comes como tu abuela querría que lo hicieras estás contribuyendo a cuidar el medio ambiente. Tirar comida es algo que nunca debes hacer. Según datos de Greenpeace, más del 30% de los alimentos producidos en el mundo terminan en la basura. Con tal cantidad de alimento se podría dar de comer a toda la población de la Tierra.

También puedes comer productos ecológicos y comprar en los comercios locales. ¿A quién no le gusta llevarse a la boca productos lo más frescos posibles?

Estos son solo algunos de los pequeños gestos con los que ayudarás a cuidar el medio ambiente. Prácticamente ninguno de ellos conlleva un gasto extra, sino todo lo contrario. Si alargas la vida de tus móviles, usas menos el coche y secas la ropa al aire libre, estarás ahorrando y, lo que es más importante, cuidando de tu planeta.

 

Foto de portada: Francis Pérez, premio World Press Photo de naturaleza 2017

13tv

© 2017 - 13TV S.A.