LA HISTORIA REAL DE ‘TRAS LA LÍNEA ENEMIGA’

La película de Owen Wilson y Gene Hackman narra el arriesgado rescate de un piloto americano durante la guerra de los Balcanes.

En 2001 Owen Wilson y Gene Hackman se pusieron al frente de un drama bélico sobre la Guerra de Bosnia y el genocidio de los serbios: 'Tras la línea enemiga' (sábado 20.50h). Una cinta que recaudó casi 100 millones de dólares y que se enfrentó a una demanda por difamación y plagio por parte del soldado estadounidense Scott O’Grady.

 Entre 1992 y 1995 tuvo lugar la guerra de los Balcanes, en la cual la comunidad internacional decidió intervenir hasta que empezaron las sospechas de crímenes de guerra por parte de las tropas serbias. En ese momento la OTAN decidió intervenir creando una zona segura de aviones serbio-bosnios para prevenir los ataques a las poblaciones bosnias y croatas. Como parte de esta operación, dos aviones F-16 debían patrullar el aire sin ser molestados por los serbios.

El 2 de junio de 1995 los serbios tendieron una trampa a los pilotos internacionales y les atacaron con varios misiles antiaéreos, provocando que Scott O’Grady cayera en territorio enemigo. Su compañero, al no ver cómo activaba el paracaídas, pensó que había muerto.

O’Grady sobrevivió seis días en suelo serbio alimentándose de hierba, semillas e insectos y esperando a ser rescatado por su gente mientras el enemigo intentaba acabar con su vida. Su entrenamiento militar le permitió contactar con la base y alertar a los operativos de la OTAN de su situación para poder ser rescatado.

 Finalmente, seis días después de haber caído en territorio serbio, O’Grady fue rescatado por un grupo de 40 militares y en una operación que duró apenas 30 minutos. Su historia se hizo muy conocida en los medios de comunicación estadounidense y varias cadenas de televisión estadounidenses elaboraron documentales contando su historia. Al llegar a Estados Unidos fue tratado como un héroe nacional, siendo recibido por Bill Clinton y como imagen de las campañas del ejército americano para popularizar el rescate e invitar a la población a enrolarse en el ejército.

 

 

Scott O’Grady también consideró que “Tras la línea enemiga” estaba basada en su vida y denunció a 20th Century Fox por apropiación indebida y porque consideraba que se le presentaba de forma favorecedora porque el personaje de Owen Wilson desobedece en varias ocasiones las órdenes de sus superiores, algo que él niega que hiciera. Tras varios años de litigio, ambas partes llegaron a un acuerdo extrajudicial.

A pesar de las similitudes existentes entre la historia de O’Grady y el personaje de Wilson, hay varios puntos en los que la película se separa de la realidad. Para empezar, O’Grady y su compañero volaban un F-16, no un F/A-18F, puesto que este último no estaba en servicio en 1995. La operación de rescate no se hizo tampoco en contra de los deseos de la OTAN sino que contó con la aprobación de los altos mandos y su participación activa.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.