REMAKES QUE ENRIQUECEN LA PELÍCULA ORIGINAL

Bruce Willis regresa con ‘El justiciero’, un remake de la  película protagonizada por Charles Bronson en 1974. Repasamos otros remakes que han aportado algo a la película original.

Charles Bronson, actor estadounidense de origen lituano, fue todo un icono del cine de acción. Siempre se metió en la piel de tipos duros, interpretando a policías, pistoleros y justicieros, y, precisamente ese nombre recibió una película que protagonizó en 1974. En ‘El justiciero’, Bronson es Paul Kersey, un ciudadano de Nueva York que decide acosar a los delincuentes de la ciudad después de que su mujer sea asesinada y su hija sea agredida en un asalto de una banda de delincuentes. Kersey decide practicar su propia justicia con aquellos que hacen el mal. Es un personaje que le va como anillo al dedo a Charles Bronson. Ahora, más de 40 años después es Bruce Willis el que interpreta a este ciudadano justiciero. Esta nueva entrega mantiene la brutalidad de la original pero aporta un ritmo más dinámico y no se centra tanto en el tono oscuro que prima en el título de los 70. El tiempo dirá si Bruce Willis consigue superar a Charles Bronson en ‘El justiciero’, pero vamos a repasar otros remakes que ya probaron suerte y lograron aportar algo a la cinta original.

 

KING KONG (1933-2005)

Mucho ha llovido desde que en 1933 Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack  dirigieran al simio más famoso del cine. Lo que se logró a nivel de producción y dirección en la época fue un auténtico ejercicio de virtuosismo. La figura de Kong se construyó de forma totalmente mecánica con acero, algodón y látex, y se recurrió a la retroproyección para que pudiera aparecer en escena junto a Fay Wray. Hay secuencias como el enfrentamiento con el T-Rex que son dignas de mención.

Son muchas las versiones que han llegado a la gran pantalla con King Kong como protagonista, pero si hay una que consigue asombrar a nivel audiovisual es la que Peter Jackson dirigió en 2005. Un cóctel de efectos especiales que dio lugar a una película que a nivel técnico es muy espectacular. Kong nunca pareció tan vivo y nos dejó escenas espectaculares como la en la que hace una coreografía increíble con Naomi Watts y tres tiranosaurios con malas intenciones. Los avances tecnológicos del cine sentaron muy bien al gran simio.

 

LA BELLA Y LA BESTIA  (1991-2017)

La película original de Disney dirigida por Gary Trousdale y Kirk Wise fue todo un éxito de taquilla gracias a la maravillosa historia de amor que nace entre Bella y Bestia. La música, los personajes, los toques de humor y el mensaje que transmite la convirtieron en una película única, que supone uno de los grandes títulos de la historia de Disney. La cinta consiguió llevarse dos Oscars: mejor banda sonora y mejor canción. Como ocurre con las buenas películas de Disney ha envejecido muy bien y a día de hoy sigue siendo un disfrute.

Pasar de la animación a los actores reales y los efectos digitales no es un salto pequeño, sin embargo, la película dirigida por Bill Condon mantiene la esencia de la cinta original y calca la historia con algunos toques interesantes. La figura de Bella, interpretada por Emma Watson, está marcada en esta ocasión por un tono feminista que le sienta muy bien y, por otro lado, su romance con Bestia está mejor asentado.

 

VALOR DE LEY (1969-2010)

El mítico Henry Hathaway, una de las leyendas del cine western, se puso a dirigir al actor más grande de este género cinematográfico, Jonh Wayne, en una historia de justicia y valor. La cinta se vive como una gran aventura, como un viaje en el que una niña quiere honrar la memoria de su padre capturando a su asesino. Introducir a la joven Mattie Ross como un personaje activo en el viaje supuso un soplo de aire fresco para el género, y además, ‘el Duque’ consiguió llevarse el Oscar por su magnífica interpretación de un héroe que, aparentemente, está en horas bajas.

En 2010, los hermanos Coen se propusieron revisar la magnífica cinta de Hathaway, poniendo a Jeff Bridges en el papel de John Wayne, y a Hailee Steinfeld en la piel de Mattie Ross. La pareja protagonista no podría funcionar mejor, ambos están a la altura. Algunas escenas quedan para el recuerdo, como la de Jeff Bridges imitando con maestría al mítico Wayne en la escena en la que dispara a dos manos mientras lleva las riendas de su caballo con la boca. La cinta fue un acierto, respetó la original y supo dotarle de un carácter propio con los actores. Además, hacer un western en el 2010 no es una apuesta tan segura que podría haber sido en 1969.

 

EL CABO DEL TERROR/MIEDO (1962-1991)

J. Lee Thompson dirigió este magnífico thriller en el que un preso busca venganza contra el abogado que le metió en prisión. Robert Mitchum interpretó al incansable Max Cady, mientras que Gregory Peck dio vida a Sam Bowden.  La voz de Mitchum dirigiéndose al abogado pone los pelos de punta y eso, sumado a su interpretación junto a la de Peck, dio lugar a una película que, para muchos es la mejor del director.

En los años 90 Martin Scorsese rescató la película para darle un aire nuevo. Robert Mitchum dio paso a un colosal Robert de Niro, que nos dejó una actuación para el recuerdo en el papel de Max Cady. Esta vez el preso recién salido de prisión tiene un aspecto mucho más imponente, con un cuerpo cubierto de tatuajes y una capacidad para soportar el dolor que, por momentos, nos hace pensar que acabar con Cady es una misión prácticamente imposible. Un remake claustrofóbico en el que Robert de Niro se convierte en un azote constante y extremadamente violento.

 

MAD MAX (1979-2015)

George Miller mezcló el western y la ciencia ficción en una frenética película en la que Mel Gibson debe sobrevivir en un futuro posapocalíptico enfrentándose a terribles criminales a través de las carreteras. Un auténtico espectáculo que supuso un ejemplo de originalidad y de estilo por parte de su director. Disparos y persecuciones al servicio de un montaje que ayuda a meterse en el ritmo de la película con mucho acierto.

En 2015 George Miller se propuso resucitar la saga con un reboot que supuso una renovación a muchos niveles. En el aspecto audiovisual Mad Max es un auténtico portento. Charlize Theron y Tom Hardy protagonizan una vertiginosa historia que no da un respiro al espectador y engancha por su brutalidad y dinamismo. Un perfecto ejemplo de que una saga puede regresar muchos años después con fuerza, si se respeta la esencia y se aportan ideas nuevas. Obtuvo 6 estatuillas, entre ellas, la de mejor montaje.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.