EL MADRID RECUERDA POR QUÉ ES CAMPEÓN FRENTE AL PSG

Los de Zidane remontaron un 1-0 inicial para llevarse un gran resultado (3-1) a París. Marcelo fue el mejor de los blancos y Unai Emery señaló un mal arbitraje.

El Real Madrid volvió, y eligió hacerlo en los octavos de final, frente a uno de los principales candidatos a levantar la Champions. El equipo de Zidane sacó un resultado que, minutos antes de producirse, parecía imposible. El partido atendió a muchas razones futbolísticas, pero la más decisiva no fue algo lógico, sino que responde a la mentalidad que se enciende en el Real Madrid cuando suena el himno de la Champions. El actual campeón recordó por qué lo es, y lo hizo gracias a una actuación colosal de Marcelo, a los cambios de Zidane y a la capacidad de Cristiano Ronaldo para meter goles, a veces casi sin querer, en noches como la de ayer. Eso en lo que respecta al equipo blanco, pero hubo otras razones, como la incapacidad de Emery y del PSG de rematar a su rival cuando le tenía contra las cuerdas, o las decisiones erróneas del colegiado, que no señaló penalti por una mano de Sergio Ramos dentro del área. El equipo parisino está compuesto por jugadores gigantescos, pero aún está lejos de competir como un conjunto grande. Es cierto que ayer Neymar o Mbappé, en menor medida, dieron sensación de peligro, pero eso es algo que responde a su talento individual más que a una estructura de equipo. Pese a todo, el conjunto francés no hizo un mal partido, pero sí quedó lejos del nivel que se esperaba.

El marcador lo inauguró Rabiot, que remató desde dentro del área un balón que tuvo su origen en una de las pocas jugadas en las que Kylian Mbappé pudo exhibir su portentosa zancada. El Madrid aguantó el golpe, y logró devolverlo con un gol de Cristiano Ronaldo de penalti antes del descanso. La pena máxima tuvo dos protagonistas: Lo Celso, que estuvo torpe, y Kroos, que fue más astuto que el argentino, tanto para ganarle la posición como para castigar su imprudente acción dentro del área.

En la segunda parte, el PSG mostró otra cara. Logró arrebatarle la posesión al equipo de Zidane y ponerle contra las cuerdas. Y cuando parecía que el equipo parisino se llevaría el choque, llegaron los cambios decisivos. Emery sacó a Cavani para meter a Meunier, y Zidane introdujo a Bale primero, y a Asensio y Lucas Vázquez después. El jugador mallorquín del Real Madrid se alió con Marcelo para desbordar la banda derecha de su rival. Y por ahí se decidieron los 10 últimos minutos del partido, donde los argumentos plenamente futbolísticos quedaron en un segundo plano. Cristiano anotó su segundo gol con un movimiento casi reflejo y Marcelo incendió el Bernabéu tras una sensacional jugada. Lo que minutos antes parecía una derrota acabó siendo una victoria contundente. El campeón de Europa se reconoció en los últimos instantes del partido y demostró que su idilio con esta competición es algo inexplicable.

Queda París. La eliminatoria no está cerrada. Pero el PSG deberá dar mucho más si quiere darle la vuelta. Neymar tendrá que darle más a su equipo en lugar de elegir conducir la pelota de forma constante. Que su tridente ofensivo se conecte es la esperanza que le queda al bloque de Emery.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.