UN TIROTEO EN FLORIDA DEJA AL MENOS 17 MUERTOS

El asaltante, de 19 años, irrumpió en un instituto con un fusil de asalto y asesinó al menos a 17 personas y dejó varios heridos.

Estados Unidos ha vivido otro terrible episodio de violencia con armas de fuego en un centro educativo. Ha ocurrido al sur de Florida, en la escuela educativa de Stoneman Douglas, en la localidad de Parkland, con unos 30.000 habitantes. Una masacre que ha supuesto un nuevo capítulo en los ataques con armas de fuego que vive de forma constante el país. El asesino, un exalumno del centro, que fue expulsado por motivos disciplinarios, asaltó el centro pasadas las dos de la tarde, abriendo fuego contra los alumnos que se encontraban dentro en esos momentos. El atacante iba armado con un rifle AR-15, que había comprado de forma legal hace un año, y contaba con numerosos cargadores. Activó la alarma de incendios y comenzó a lanzar bombas de humo, provocando el caos absoluto. Aprovechó la neblina que invadió el lugar para acribillar a sus víctimas, tanto dentro como fuera del instituto. Aproximadamente, una hora y media más tarde, el sheriff de Broward comunicó que el asaltante había sido detenido y trasladado a un hospital en ambulancia. Posteriormente fue llevado a las oficinas del alguacil para ser interrogado. El sheriff aseguró que el joven había dejado mensajes alarmantes en las redes sociales.

El asesino es Nikolas Cruz, de 19 años, expulsado por motivos disciplinarios hace un año del instituto en el que llevó a cabo la matanza. El joven es descrito como una persona solitaria y obsesionada con las armas de fuego, llegando a provocar el terror entre los estudiantes debido a sus amenazas. Cruz tenía problemas con sus compañeros en el instituto y algunos de ellos apuntan a que presumía de tener en su poder armas de fuego, además le definen como un alumno problemático en sus relaciones con el resto de estudiantes, que, sin embargo, en el aula se mantenía en silencio.

Tras el tiroteo, el centro activó su código de emergencia, lo que provocó la llegada de multitud de agentes locales y federales. La persecución al tirador duró más de una hora, mientras los estudiantes del instituto salían aterrorizados en busca de ayuda y en medio de un ambiente terrible.

Es el tiroteo número 18 en lo que va de año en Estados Unidos, un país que registra 33.000 muertes al año por armas de fuego. Por su parte, Donald Trump dejó un mensaje en su cuenta personal de Twitter, expresando sus condolencias y asegurando que ninguna de las personas que se encuentre en un centro de estudios debería sentirse inseguro.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.