DIVISIÓN EN PODEMOS

La polémica compra del chalet por parte de Pablo Iglesias e Irene Montero ha provocado todo tipo de reacciones dentro del partido, dando lugar a una clara división.

 Pablo Iglesias e Irene Montero atraviesan uno de sus momentos más complicados dentro de Podemos. El secretario general y la portavoz parlamentaria de la formación no esperaban que la compra de un chalet en Galapagar fuera a provocar una división dentro del partido.

Lo que, en un principio, era una decisión personal ha trascendido al plano político debido a las críticas que han llegado desde algunas corrientes de la formación morada. En los foros oficiales de Podemos se denunciaba la falta de coherencia de la pareja, mientras que el alcalde de Cádiz, ‘Kichi’, también cargó contra la pareja, reivindicando su “piso de currante”.

Ante el aluvión de críticas, ambos han decidido poner en manos de los inscritos su futuro dentro del partido. Las bases podrán votar desde este martes y hasta el domingo la continuidad de Iglesias y Montero en sus respectivos cargos. El resultado de la votación se dará a conocer el lunes 28 de mayo.

En esta tesitura se ha abierto una división dentro del partido, entre los que defienden a los dos dirigentes y quienes ponen en duda su continuidad. Carlos Couso, diputado navarro de Podemos, aseguró que si participaba en la votación sería para rechazar que ambos siguieran en sus respectivos cargos. Así mismo, Daniel Ripa, secretario general de la federación asturiana del partido, también se ha mostrado “dolido” por la compra del chalet y ha asegurado que hablar sobre “la decisión privada y personal de nuestros dirigentes es peligroso y no es bueno”.

En el lado opuesto se sitúa Íñigo Errejón, secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político, que ha decidido mostrar su apoyo a la pareja: “Se han cruzado demasiadas líneas rojas”. “Voy a estar donde me necesiten". De igual forma cargó contra las voces críticas: "Esto ya no tiene que ver ni con la compra de un piso ni con la consulta. En mi opinión estamos ante una situación intolerable de acoso y violación de la intimidad y la vida privada y eso tiene que tener límites".

El propio Pablo Iglesias lanzó un mensaje a los miembros de su partido que han cuestionado la consulta: "Lo que tiene que hacer un dirigente político decente cuando se cuestiona su credibilidad es someterse al criterio de las bases".

13tv

© 2017 - 13TV S.A.