EL ORIGEN DE LOS SANTOS INOCENTES

Esta fiesta, que en muchas regiones se ha convertido en un día de bromas y diversión, tiene un origen más sombrío.

El 28 de diciembre los españoles tendrán que andarse con ojo si no quieren ser “víctimas” de alguna broma por parte de sus amigos, familiares y medios de comunicación. Esta fecha se ha convertido en el día favorito de los bromistas. La realidad de esta celebración es, sin embargo mucho más sombría y triste.

El 28 de diciembre se conmemora la matanza ordenada por el rey Herodes de todos los niños menores de dos años nacidos en Belén para así acabar con la vida de Jesús.

El Evangelio de San Mateo explica que durante el reinado de Herodes en Judea, llegaron a su corte los Reyes Magos, guiados por la estrella en su camino al encuentro con Jesús. Los Magos preguntaron a Herodes por el “rey de los judíos”, algo que enfureció al monarca que vio en peligro su trono.

Aunque Herodes intentó que los Magos le contasen dónde estaba el niño, estos, temiendo las represalias del rey, no lo hicieron. Al enterarse, Herodes reunió a sus tropas y con la información que tenía hasta el momento (que era un niño varón y que había nacido en la zona de Belén) ordenó el asesinato de todos los menores de 2 años de la zona. Ellos se convertirían con el paso del tiempo en los Santos Inocentes, fallecidos por la ira de un rey loco.

Por desgracia para Herodes, el niño que buscaba sobrevivió, pues un ángel se le apareció a José y les alertó del peligro que venía. Fue así como José, María y el niño huyeron a Egipto, donde pasaron gran parte de la infancia de Jesús.

A pesar de que la tradición cristiana refleja este acto, no marca la fecha de su celebración. La Iglesia Católica lo celebra el 28 de diciembre mientras que los cristianos de Siria sitúan la matanza el 27 de diciembre y para la Iglesia Ortodoxa Oriental la celebración tiene lugar el 29 de diciembre.

Como sucede con muchas celebraciones, esta también tiene también una vertiente pagana, que en este caso data de la Edad Media. En Francia en esas fechas se celebraban varias jornadas en la que todo estaba permitido y se celebraban el desenfreno y el jolgorio para alegría de los ciudadanos, que se vestían con prendas estrafalarias y se burlaban de sus patrones. Una fiesta en la que desinhibirse y relajarse después de un año de trabajo y que con el tiempo la Iglesia unificaría con la de los Santos Inocentes.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de mejorar el rendimiento del sitio web y de evaluar el uso que se hace de nuestra página web y la actividad general desarrollada en la misma así como mostrar publicidad personalizada. Si continúa navegando, entendemos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.