EL PAPA FRANCISCO A LOS JÓVENES: “DISCULPAD SI NO OS HEMOS ESCUCHADO”

El Santo Padre ha pedido hoy a los jóvenes perdón por aquellas ocasiones en las que los obispos no han escuchado a los jóvenes.

 

El Sínodo de los obispos ha concluido formalmente este domingo con una Misa en la Basílica de San Pedro presidida por el Papa Francisco. Allí, el Santo Padre ha pedido perdón a los jóvenes por aquellas veces en las que “no os hemos escuchado; si en lugar de abrir vuestro corazón, os hemos rellenado los oídos”.

 

Ante las miles de personas reunidas en la Basílica de San Pedro, Francisco ha querido recordar que la fe “es una cuestión de encuentro, no de teoría”. Viviendo la fe como un encuentro “Jesús pasa, en el encuentro palpita el corazón de la Iglesia.”

El Papa Francisco ha centrado su homilía en la figura del ciego Bartimeo, que se convierte “en el último discípulo en seguir a Jesús”. De él podemos aprender muchas cosas; en primer lugar el valor de la escucha. Aunque Jesús puede adivinar lo que Bartimeo quiere de él (recuperar la vista), pone en práctica el ejercicio de la escucha atenta. “Este es el primer paso para facilitar el camino de la fe: escuchar”. La escucha ha sido también una de las demandas de los jóvenes a los padres sinodales, de la que el Papa ha tomado buena cuenta. “Los hijos del Padre celestial escuchan a sus hermanos: no las murmuraciones inútiles, sino las necesidades del prójimo, ha explicado.

La segunda petición que el Papa Francisco hace a los padres sinodales que se impliquen como lo hizo Jesús. “Hacerse prójimos es llevar las novedad de Dios a la vida del hermano, es el antídoto contra la tentación de las recetas preparadas”.

Por eso mismo, lo siguiente que pide el Papa Francisco en la homilía es testimoniar y no esperar a que los otros llamen a la puerta sino ir a donde están los otros “no llevándonos a nosotros mismos, sino a Jesús”. Ante esto ha lanzado una petición a los presentes: si somos capaces  de salir de nuestros círculos para abrazar a los que “no son de los nuestros” y que Dios busca ardientemente”.

Horas antes, en el acto de clausura del Sínodo, el Papa Francisco defendió la santidad de la Iglesia, que hay que defender y en la que hay que entender que no deja de ser Santa “aunque sus hijos sean pecadores.” El mensaje de la Iglesia proviene de Jesús y de su pureza. “A la Madre se la defiende del gran acusador con la oración y la penitencia.”

13tv

© 2017 - 13TV S.A.