LO QUE DEBES SABER DE LA EXHORTACIÓN DEL PAPA FRANCISCO SOBRE LOS JÓVENES

“Cristo Vive”, la última exhortación del Papa Francisco tiene a los jóvenes como principales protagonistas.

Este martes se ha presentado en el Vaticano “Christus vivit” (“Cristo Vive”), la exhortación del Papa Francisco elaborada como consecuencia del Sínodo sobre los jóvenes del pasado mes de octubre. Un documento de 56 páginas dividido en 9 capítulos y 299 puntos o párrafos en los que Francisco explica que se dejó “inspirar por la riqueza de las reflexiones y diálogos del Sínodo” para construir un documento optimista y lleno de esperanza.

En cada capítulo, Francisco hace balance de algunos de los grandes temas que le han preocupado a lo largo de todo su ministerio: el acercamiento de la Iglesia a los jóvenes, la migración, el papel de los abuelos y la necesidad de tender puentes entre todos.

Francisco empieza su reflexión compartiendo una buena nueva que será el centro de todo el documento: “¡Cristo vive y te quiere vivo! Él está en ti, Él está contigo y nunca se va”. Jesús se presenta como un amigo joven, que entiende las preocupaciones de los jóvenes porque él también está en su lugar. “A Jesús no le gustaba que los adultos miraran con desprecio a los más jóvenes o los mantuvieran a su servicio de manera despótica”. Una juventud en la que todos tienen un sitio y deben sentirse “hermanos y cercanos, como los Apóstoles (…) pero al mismo tiempo tenemos que atrevernos a ser distintos, a mostrar otros sueños que este mundo nos ofrece”.

En esta nueva Iglesia las mujeres tienen un papel fundamental. Francisco explica que una Iglesia viva “puede reaccionar prestando atención a las legítimas reivindicaciones de las mujeres que piden más justicia e igualdad”. Es importante el apunte que hace el Papa, pues al pedir una Iglesia viva pide también una Iglesia capaz de “dar su aporte con convicción para una mayor reciprocidad entre varones y mujeres, aunque no esté de acuerdo con todo lo que propongan algunos grupos feministas”.

Durante el Sínodo y tras la posterior cumbre sobre la protección del menor que tuvo lugar en El Vaticano, la Iglesia ha condenado los abusos a menores. En esta exhortación, el Papa vuelve a mostrar su rechazo contra “estas atrocidades” y pide ayuda a los jóvenes para ayudar a evitar que se repitan y a sanar la herida. Francisco pide en varias ocasiones a los jóvenes que no se olviden de la historia ni del pasado y que “no caigan en las redes de quienes quieren enfrentarlos a otros jóvenes que llegan a sus países, haciéndolos ver como seres peligrosos y como si no tuvieran la misma inalienable dignidad de todo ser humano”. No es la primera vez que Francisco recuerda que todos somos hermanos y que somos igual de dignos.

Francisco les recuerda a los jóvenes que ellos son el presente de la Iglesia, pero eso no significa que deba excluir a los demás. Por ello, pide a los jóvenes hablar y aprender de los ancianos para descubrir la riqueza viva del pasado. “Si jóvenes y viejos se abren al Espíritu Santo, juntos producen una maravillosa combinación. Los ancianos sueñan y los jóvenes tienen visiones”, explica. Por tanto, es necesario “arriesgar juntos, caminar juntos jóvenes y viejos”.

Esta Iglesia viva que presenta la exhortación “Cristo vive” necesita un cambio. Así, en el capítulo VII, denominado “la pastoral juvenil” el Papa apuesta por realizar cambios en la misma hacia una pastoral “sinodal”; es decir, capaz de configurar “un camino común” haciendo uso “de la astucia, el ingenio y el conocimiento que los propios jóvenes tienen de la sensibilidad, el lenguaje y los problemas de otros jóvenes”. El Papa invita a estimular las mentes de los jóvenes y darles “libertad de acción” para que ellos mismos sean los que actúen como actores de esperanza. Apuesta por una Iglesia rejuvenecida que apueste por crear proyectos para los jóvenes “que los fortalezcan, los acompañen y los proyecten hacia el encuentro con los demás, el servicio generoso y la misión”.

La vocación pastoral y el discernimiento vocacional, dos de los temas clave del Sínodo del pasado mes de octubre están también presentes en este documento con sendos capítulos en los que Francisco invita a los jóvenes a “discernir y descubrir que lo que Jesús quiere de cada joven es sobre todo su amistad”. La vocación “es ser para los demás en la vida” y debe venir de una profunda reflexión, de “descubrirse a la luz de Dios y de hacer florecer el propio ser”. “Este discernimiento de amistad es el que propongo a los jóvenes como modelo si buscan encontrar cuál es la voluntad de Dios para sus vidas.”

Puedes consultar el documento completo en este enlace

13tv

© 2017 - 13TV S.A.