5 LUGARES PARA VIVIR LA SEMANA SANTA

Prepara la maleta para recorrer el mundo durante 10 días.

La semana Santa es el mayor momento del año para los cristianos, aunque no se celebra igual en todas partes del mundo. El clima y las tradiciones de los países se entremezclan con el fervor para crear representaciones únicas protegidas por la UNESCO.

Jerusalén

La ciudad santa de las grandes religiones monoteístas es cita obligada de aquellos que quieren vivir una Semana Santa de la forma más tradicional, no en vano fue aquí donde Jesús vivió el Via Crucis y donde fue crucificado. El Jueves Santo se realiza la peregrinación tradicional al Cenáculo en el Monte Sion antes de dirigir a los fieles a la meditación en el Huerto de Getsemaní, el mismo en el que Jesús oró la noche en que fue entregado a los romanos.

En Jerusalén durante toda esa semana los peregrinos serán testigos de lo vivido por Jesús en sus últimas horas. Así, el Viernes Santo el Via Crucis arrancará en la Vía Dolorosa, la misma calle que recorrió Cristo hace 2.000 años. En esta ocasión los peregrinos no finalizan en el monte Gólgota, sino que se reúnen en la Iglesia del Santo Sepulcro para participar de la misa del “Santo Entierro”.

No habrá aquí silencios y pausas y es que más de 100.000 personas visitan cada año la ciudad santa en esta semana por lo que las colas y el bullicio son habituales.

Sevilla

Es uno de los destinos por excelencia de la Semana Santa. En las procesiones participan más de 60 cofradías que recorren las calles de la capital andaluza desde el Viernes de Dolores hasta el Domingo de Ramos. A todas horas se pueden ver procesiones y muestras del fervor de los andaluces a la virgen y al cristo, pero, sin duda, el momento grande de la Semana se produce en la madrugada del Jueves Santo al Viernes Santo que se podrá ver en TRECE.

Durante la “madrugá” las seis hermandades grandes de Sevilla procesionan durante la noche y gran parte de la mañana del día siguiente por la ciudad en orden de antigüedad a la hora de incorporarse a la procesión.A lo largo del recorrido los pasos se van encontrando y saludando, regalando a los fieles, imágenes de gran belleza y de gran dificultad. Además, la procesión se acompaña con saetas y piropos cantados desde los balcones por los vecinos, un espectáculo lleno de fervor y emoción. Esta Semana Santa es un ejemplo de la fiesta y la alegría de los cristianos por la Resurrección de Jesús.

Zamora

 

La diferencia entre la forma de celebrar la Semana Santa en el sur y en el norte peninsular es tan grande que podría tratarse de dos países diferentes. La semana sanat de Zamora ha sido declarada Bien de Interés Cultural y aspira a ser reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Mientras que las obras que se ven en la Semana Santa sevillana están llenas de ornamentos, flores y velas, en Zamora las tallas son sobrias y austeras como sus procesiones.

Su cofradía más antigua, la de la Santa Vera Cruz, data de antes de 1508 y sale en procesión en la tarde del Jueves Santo. Precisamente el Jueves Santo es cuando se vive uno de los momentos más importantes de esta semana santa. Si la “madrugá” de Sevilla es ruidosa, musical y alegre, esta es solemne y solemne. La procesión del Yacente rompe su silencio solo en un momento, cuando un coro de cantos gregorianos entona el Miserere en la plaza de Viriato. Es imposible no sentirse conmovido y embargado por la emoción del momento.

https://www.youtube.com/watch?time_continue=73&v=XPXT56Pot0k

Roma

El hogar de la Iglesia católica es punto de visita obligatoria para quienes deseen vivir una Semana Santa canónica. La Plaza de San Pedro del Vaticano y las calles de la ciudad eterna se llenan con el olor del incienso y las ceras y los antiguos soldados imperiales vuelven a recorrer las calles de sus antepasados.

La celebración más llamativa tiene lugar el Viernes Santo. El Papa Francisco preside y encabeza el Via Crucis (que se podrá ver en TRECE) que recorre las calles de la parte más antigua de Roma hasta finalizar ante el Coliseo Romano al anochecer. La imagen de la gran cruz iluminada con velas frente al antiguo anfiteatro se quedará en la retina del visitante para siempre.

El silencio acompaña a los fieles durante el Sábado Santo transportando al turista a tiempos pasados y momentos de reflexión y recogimiento. La zona del Trastévere empieza a prepararse para las fiestas del Domingo de Resurrección, donde la fiesta y la alegría vuelven a Roma.

Málaga

Los orígenes de la Semana Santa malagueña se remontan a la época de los Reyes Católicos y ahora mismo es una fiesta de Interés Turístico Internacional. Los tronos (tal y como se llaman aquí a los pasos) van acompañados de nazarenos, mantillas y no faltan las saetas habituales en el sur peninsular.

Es muy llamativa la procesión de la Pasión del lunes santo y el Traslado del Cristo de la Buena Muerte (que se podrá ver en TRECE), seguido de la procesión de la Congregación de Mena del Jueves Santo. El Cristo de la Legión, como se le conoce popularmente a esta talla, es trasladado por un grupo de legionarios que la cargan a brazo extendido mientras cantan su famoso himno.

En la procesión de la tarde el Cristo de la Buena Muerte recorre las calles cargado por los mismos legionarios hasta encontrarse con Nuestra Señora de la Soledad ante la mirada de miles de personas.

Es recomendable pasear por la calle Larios, de visita obligada todo el año, y más en esta semana pues por ahí pasarán todas las procesiones.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de mejorar el rendimiento del sitio web y de evaluar el uso que se hace de nuestra página web y la actividad general desarrollada en la misma así como mostrar publicidad personalizada. Si continúa navegando, entendemos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.