CONSEJOS PARA COMBATIR LA ANSIEDAD EN VERANO

El calor no sienta bien a nuestro cerebro, que en algunos casos se rebela en forma de ansiedad y estrés. Aprender a combatirlo es clave para disfrutar de una vida saludable.

El verano puede ser el momento de relax y diversión o puede suponer una fuente de ansiedad. Con la subida de las temperaturas muchas personas experimentan sudores fríos, mareos, problemas respiratorios, taquicardia, o vómitos; síntomas de ansiedad. Además, el calor acentúa la sensación de agobio que se acentúa en lugares cerrados o sin ventilación.

En muchos casos está ligado a una mayor exposición del cuerpo, pero en otras muchas ocasiones se produce por el aumento del tiempo libre, las vacaciones y problemas a la hora de relacionarse con los demás.

Para aprender a combatir la ansiedad lo principal y más importante es identificar los síntomas y la dolencia. Es primordial comprender como te sientes y hablar sobre ello para poder perderle el miedo y poder manejarlo. En algunos casos la ansiedad del verano se produce por una mayor exposición corporal (al hacer más calor llevamos menos ropa, vamos a la piscina…) que, a su vez, para algunas personas puede ir ligado a una exposición y vulnerabilidad a nivel emocional. En dichos casos lo ideal es acudir a un especialista que ayude a tratar los problemas subyacentes.

Pero, además, el calor puede desencadenar otros episodios de ansiedad física que no tiene ninguna conexión a nivel emocional. Para esos casos es importante seguir una serie de pautas:

Dormir bien: en los meses de calor es más difícil conciliar un sueño reparador por las altas temperaturas. Lo ideal es que la temperatura de la habitación no sea inferior a 15 grados ni superior a 21 grados. Dormir poco o mal sube los niveles de estrés y baja nuestra paciencia.

Cuida tu alimentación: una buena alimentación es clave para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Evita comer en grandes cantidades y alimentos muy grasos que te harán sentirte pesada y aumentarán tu temperatura corporal. Lo mismo pasa con el alcohol, aunque la cerveza en la terraza parezca muy fresca, tomarse demasiadas hará que la temperatura corporal suba y empecemos a sudar. En esa línea, se deben evitar las bebidas con cafeína o con mucho azúcar, que estimulan el organismo y aumentan el ritmo cardíaco. 

Al igual que la alimentación, el deporte es muy importante para la salud. En verano hay que evitar realizar actividad física de forma intensa en las horas de mayor calor para evitar lipotimias y deshidrataciones. El deporte al aire libre, para que libere las endorfinas necesarias y rebaje la tensión, es mejor hacerlo a primera hora del día o a última de la tarde. Es bueno, no obstante, practicar algún deporte ligero que oxigene el cuerpo como caminar.

Ante el miedo a las horas de ocio que hay por delante en verano, prueba a planificar pequeñas actividades cada día para tener la mente ocupada y asegúrate de guardar otros momentos en el día para relajarte con técnicas que fomenten la concentración. El verano puede ser además un momento perfecto para limpiar todo aquello que no nos gusta y reciclarnos de cara al nuevo curso para empezar septiembre con buen pie.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.