CONSEJOS PARA HACER LA MALETA EN VACACIONES

Sí, es posible llevar en la maleta todo aquello que quieres para tener unas vacaciones perfectas y no morir en el intento.

 Con la llegada de las vacaciones empieza el estrés por hacer la maleta perfecta para llevar todo lo que queremos en el menor espacio posible. Hacer bien la maleta es todo un arte, pero con unos sencillos trucos resulta más sencillo.

Lo primero y principal es elegir correctamente la maleta a llevar. No es lo mismo hacer el equipaje para una escapada de dos días que planificar todo un mes de vacaciones fuera de casa. Para menos de 5 días en un destino cálido lo ideal es llevar una maleta de cabina y apostar por un bolso de mano grande o mochila para repartir mejor la ropa. En cambio, si viajamos por un periodo de tiempo más largo y no tenemos oportunidad de lavar la ropa en el destino vacacional será necesaria una maleta más grande en la que quepa todo lo que queremos llevar.

Para viajes en los que se vaya a variar mucho el destino y se vaya a transitar por lugares de difícil acceso (playas, montañas, zonas escarpadas), lo ideal será una mochila.

Una vez elegida la maleta, el siguiente punto será hacer una lista. Coge papel y boli o abre el bloc de notas del teléfono y empieza a anotar los conjuntos que vas a necesitar. No es lo mismo elegir ropa para ir a una playa caribeña que tener que hacer la maleta para ir a Islandia. Con una lista te asegurarás de llevar todo lo que necesitas y quieres. Empieza por los imprescindibles y a continuación añade el resto de elementos.

No te olvides tampoco de aquellos elementos que no son prendas de ropa pero que se han convertido en imprescindibles: cargador de teléfono, baterías de la cámara, carretes para la polaroid, adaptadores de enchufe (en caso de que viajes a algún país con una toma de corriente diferente). Además, investiga si en el hotel o casa en la que te hospedas hay toallas y sábanas o tienes que llevarlo, y, por lo tanto, dejar un hueco en la maleta.

A la hora de hacer la maleta empieza por lo más pesado y ponlo en la parte inferior, de ese modo evitarás que la ropa más delicada se arrugue. Incluye ahí los zapatos, neceser, medicinas, utensilios varios (maquinilla de afeitar, secador, plancha de ropa o pelo…) y colócalos como si estuvieras jugando al Tetris con ellos.

Sobre ellos coloca la ropa, previamente planchada o estirada para quitarle el aire, empezando por aquello que te vas a poner al final y dejando para la parte superior la ropa que te pondrás los primeros días; de ese modo irás sacándola sin desarmar mucho el puzle. Enrollar la ropa es el método más eficaz para que entre una mayor cantidad de ropa en un espacio más reducido. Además, evitarás que las prendas se arruguen. Hay muchos métodos para enrollar la ropa de forma sencilla, pero el de Marie Kondo es sin duda, el más famoso.

Si eres ya un experto puedes probar el truco de la cebolla. Primero se colocan las prendas más gruesas sobre la maleta, sin plegar. Encima se van situando el resto de prendas desde las más gruesas a las más finas y pequeñas. Una vez están todas colocadas, empezamos a plegar la ropa como si fuera una cebolla o un pastel hasta que queda un bloque compacto.

No olvides rellenar todos los huecos que se presentan: guarda los calcetines o el cargador del móvil dentro de los zapatos, coloca los fulares enrollados en las esquinas de las maletas rígidas o la ropa interior en los huegos que se queden entre camisetas o pantalones.

Lleva siempre una bolsa para traer luego la ropa sucia perfectamente guardada. Lo ideal es usar una bolsa de vacío que no necesite aspiradora, conseguirás que la ropa ocupe mucho menos espacio especialmente cuando más lo necesitas (y es que, casi siempre, cuando volvemos la maleta no llega tan organizada como cuando nos fuimos de vacaciones).

Si viajas en avión u otro transporte en el que tu maleta no pueda viajar contigo (que tenga que ir en bodega) deja siempre un par de imprescindibles en tu equipaje de mano. De ese modo evitarás quedarte sin ropa si hay algún problema con tu maleta.

Entre esos imprescindibles no puede faltar nunca la documentación o el dinero. Ambas cosas son básicas para moverse hoy día por el mundo y es mejor no tentar a la suerte.

Por último, recuerda que “no se acaba el mundo” si te has olvidado de una camiseta o de un pantalón que querías llevar y que, muy probablemente, puedas comprar algo en el lugar de destino. Recuerda también dejar algo de espacio en la maleta para poder comprar aquellas cosas que te gusten y traerlas de vuelta. Recuerda que lo importante es disfrutar de las vacaciones.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.