LA OCU ENSEÑA A LAVARSE LAS MANOS CORRECTAMENTE PARA EVITAR INFECCIONES

Solo necesitas agua, jabón y una toalla limpia para evitar la propagación de infecciones y virus.

En las manos existen miles de bacterias, microbios, gérmenes y otra cantidad de agentes infecciosos imperceptibles para el ojo humano. En total tenemos más de 150 bacterias que pueden provocar diferentes tipos de gripe, dolencias diarreicas, resfriados, catarros y enfermedades transmitidas por vía fecal-oral como la hepatitis.

Para evitar su propagación la Organización de Consumidores y Usuarios ha publicado un vídeo para concienciarnos sobre la importancia de lavarnos las manos correctamente. Para un buen lavado de manos no es suficiente con poner las manos bajo el grifo y dejar que el agua fluya, sino que hay que seguir un proceso que dura medio minuto.

 

Otro de los errores más comunes es no quitarse los anillos antes de lavarse las manos, algo imprescindible para evitar que se quede el jabón enredado en el metal y favorecer el limpiado de los dedos.

A la hora de usar el jabón es importante que frotemos las manos hasta conseguir espuma, para ello habrá que restregar palma con palma, la parte posterior de las manos, los pliegues entre los dedos y las grandes olvidadas: las uñas. La parte de piel que hay debajo de las uñas acumula mucha porquería que luego llega a la boca y a los ojos cuando nos tocamos la cara.

Aunque no es parte del proceso de limpieza de las manos, la OCU recomienda cerrar el grifo cuando estamos enjabonando las manos para evitar derrochar agua.

Además, la Organización de Consumidores y Usuarios da unas recomendaciones sobre los momentos en los que debemos lavarnos las manos. Siempre habrá que lavarse las manos antes de preparar la comida o comer, de cuidar a una persona enferma y tratar heridas o de colocarse o retirarse las lentes de contacto.

Pero además, y esto es algo que muchas veces no se hace, hay que limpiarse las mansos siempre después de ir al baño o de cambiar pañales (para evitar infecciones transmitidas por la vía fecal-oral), preparar alimentos (como por ejemplo pollo), acariciar animales, su comida o sus excrementos o manipular la basura. Y también después de sonarnos la nariz, toser o estornudar.

La OCU se pronuncia además sobre el uso de geles higienizantes o desinfectantes que se pusieron de moda hace varios años. Siempre que sea posible es preferible usar jabón y relegar el uso de estos geles a lugares “en los que el acceso al agua y jabón es complicado o limitado”.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.