SER CELÍACO SALE CARO

Un 1% de la población europea padece enfermedad celíaca, una dolencia que modifica sus hábitos de consumo y puede suponer un gran gasto para el bolsillo.

500.000 personas en España padecen celiaquía y solo el 25% está diagnosticado. Esto hace que los enfermos no cuenten con ayudas ni facilidades para combatir la enfermedad. Como explica la Federación de Asociaciones de Celíacos de España el único tratamiento eficaz para combatir esta enfermedad es mantener una dieta estricta sin gluten.

Sin embargo, esto no resulta tarea sencilla para todos los bolsillos. Una familia con una persona celíaca entre sus miembros gasta 1.028,22 euros al año más que una familia que no cuente con ningún celíaco, tomando como base una dieta de 2.000 kilocalorías. Esto supone que su cesta de la compra es un 200% superior.

El gluten es un conjunto de proteínas presente principalmente en la base de la pirámide alimenticia, por lo que las familias no pueden prescindir de estos alimentos y tienen que optar por la versión creada sin gluten. El sobrecoste de estos alimentos puede suponer grandes dificultades para una familia de clase media y un obstáculo imposible de superar en aquellas de clase baja.

Así, por ejemplo, las harinas de panificación sin gluten tienen un coste de 0,5 euros por cada cien gramos, frente a los 0,06 euros de las harinas con gluten. Las magdalenas, por ejemplo, tienen un precio tres veces más alto que aquellas que tienen gluten.

Pero además, los supermercados están llenos de productos que contienen gluten aunque a primera vista nadie se lo imagine. Patatas fritas, congelados o embutidos pueden tener harinas y procesados con gluten. Para poder saber qué alimentos son aptos para celíacos hay que fijarse en que aparezcan los términos SIN GLUTEN o el dibujo de una espiga tachada.

¿Por qué los productos sin gluten son más caros? La razón hay que encontrarla principalmente en los costes de producción. Puesto que gran parte de los alimentos que tomamos tiene gluten, para elaborar una línea de productos sin gluten, una fábrica tendrá que habilitar instalaciones independientes y separadas. Además, conseguir que un producto al que se le elimina el gluten de forma artificial siga siendo apetecible tiene un coste en investigación y desarrollo que se acaba notando en el bolsillo de las familias.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.