EL INSÓLITO ROBO DE UN CUADRO OCURRIDO HACE 30 AÑOS QUE SE HA VUELTO VIRAL

“Rita y Jerry Allen (los ladrones) eran… peña normal, eran maestros y vivían en un pueblecillo de Nuevo México en una casa que valía como 1.000 veces menos que el cuadro que robaron”.

Hace 30 años una pareja robó del Museo de Arte de la Universidad de Arizona la pintura “Woman-Ochre” del pintor holandés Willem de Kooning y lo que hicieron después es tan rocambolesco que todavía sigue enganchando a miles de personas. Al menos así lo parece por el hilo que ha creado Beatriz Póchez en Twitter y que ya lleva más de 2.000 retweets.

En 1985, Rita y Jerome (Jerry) Allen entraron en el museo y mientras uno de ellos distraía al guardia, el otro separaba el lienzo del marco con una cuchilla, lo enrollaba y se lo metía en el abrigo. La pareja consiguió salir del museo sin levantar sospechas. Como explica Beatriz, “no había cámaras ni alarmas” que pudieran ayudar a la identificación de los sospechosos. Tampoco se realizaban pruebas de ADN ni se registraban las huellas. Lo único que tenían los investigadores para trabajar era un retrato robot bastante poco acertado.

“¿Quiénes eran estos hábiles ladrones de guante blanco? ¿Tenían superpoderes?” pregunta Beatriz en sus tweets. Los Allen eran un matrimonio de clase media, dos maestros que vivían con su hijo en un pequeño pueblo de Nuevo México “en una casa que valía como 1.000 veces menos que el cuadro que robaron”. Los dos eran unos grandes amantes de la cultura y por eso, ante la estupefacción de Beatriz y de muchos de los seguidores de su historia decidieron quedarse el cuadro y lo colgaron en su dormitorio. “Treinta años con el cuadro robado en su casa que valía mil veces menos que el cuadro. Olé Rita y Jerry, así se lucha contra el capitalismo”, explica la joven.

 

Aunque los Allen sabían que lo que habían hecho era un delito y no mostraron el cuadro tan fácilmente como cree Beatriz. La pareja colocó la obra en su dormitorio, pero escondida detrás de una puerta que siempre permanecía abierta. Tan solo eran capaces de ver la “Woman-Ochre” si se cerraba la puerta.

El engaño duró 35 años, y los dos ladrones salieron impunes. Fue la casualidad la que provocó que el museo recuperara el cuadro. En 2017 tras morir Rita (Jerry había fallecido cinco años antes), el anticuario David Van Auker compró por unos 2.000 dólares las pertenencias del matrimonio y las puso a la venta. Varios clientes le advirtieron que el cuadro parecía auténtico.

“El anticuario pensaba que era una imitación, hasta que echó unos googles y vio que, efectivamente, ese mismo cuadro había sido robado hacía TREINTA AÑOS”. El azar hizo que el robo saliera a la luz tres décadas después de haber sido cometido, algo que a Beatriz le resulta de lo más llamativo.

La historia tiene un nuevo giro al descubrir, tras la devolución del cuadro, que Rita y Jerry habían escrito sobre sus hazañas en un libro. En “El ojo del jaguar” explicaban cómo dos mujeres roban una esmeralda carísima de un museo de la misma forma en la que ambos robaron el cuadro en la vida real. “Y nadie volvió nunca a saber de ellas, no vendieron la esmeralda. El relato termina con ‘…y únicamente dos pares de ojos están allí para verla”.

En el momento del robo el cuadro estaba valorado en algo más de 300.000 dólares. En la actualidad su valor supera los 100 millones de dólares.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.